ENTORNO

Blanes está considerada la principal ciudad de la Costa Brava. Justo en la roca de Sa Palomera es donde se inicia esta costa de aguas cristalinas con playas y calas de gran atractivo paisajístico y turístico. Es el punto geográfico que se conoce como Pórtico de la Costa Brava.

Gracias al clima mediterráneo y a la belleza de su entorno, se considera un lugar ideal donde pasar las vacaciones, practicar deportes acuáticos, senderismo, cicloturismo, entre otros.

Blanes tiene una ubicación estratégica en el territorio catalán: a una hora de distancia del aeropuerto de Barcelona y a escasos cuarenta minutos del aeropuerto de Girona.

Está bien comunicada gracias a una red de trenes y de autobuses que conectan Blanes con las principales ciudades y pueblos de los alrededores.

Así pues, el hostal Sa Malica se ubica justo delante de Sa Palomera, en el barrio de S’Auguer, antiguo barrio de pescadores. Únicamente la playa separa nuestro hostal de la emblemática roca. Por este motivo podemos considerarlo, geográficamente hablando, el primer hostal de la Costa Brava.

Está situado a 5 minutos a pie del centro de la ciudad y de todo el eje comercial, una situación privilegiada y estratégica.

 

Ir a comprar verduras y fruta fresca en el mercado diario al aire libre. Visitar la lonja del pescado con la llegada de las quillas. Despertarse frente al mar al amanecer. Darse un baño y disfrutar de la playa. Coger un kayak y visitar una cala. Disfrutar de los jardines Marimurtra. Ir hasta el río Tordera dando un paseo. Degustar la oferta gastronómica con una paella o una mariscada. Visitar todos los rincones del escritor Roberto Bolaño. Subir a lo más alto de la ciudad, al castillo de San Juan, y ver la magia de la luz al atardecer con una preciosa vista panorámica. Acostarse y conciliar el sueño con el sonido de las olas…

Todas estas cosas y muchas más, para disfrutar con los sentidos de una estancia relajada.